Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

01 agosto 2017

El fugitivo

Se cuenta el caso de un hombre que cometió un terrible crimen en una fiesta de bodas, asesinando por celos al propio desposado.

Después de cometido el crimen tomó su caballo y huyó rápidamente del castillo donde tenía lugar la boda, favorecido por la oscuridad de la noche corriendo a todo galope por los caminos de Escocia.
Galopó toda la noche dando vueltas y más vueltas por los viejos caminos. Sin embargo, al despuntar el alba, cuando creía hallarse a muchísimos kilómetros del lugar, se encontró a las puertas del mismo castillo donde había cometido su terrible fechoría, siendo detenido en el acto para recibir su castigo.



Yo no se usted, pero en el pasado traté muchas veces de escapar, negar, olvidar y literalmente moverme a otro lugar para superar problemas, heridas, resentimientos, falta de perdón y situaciones no resueltas.

Ralph Waldo Emerson, infatigable viajero, poeta y filósofo, escribió hace más de un siglo sobre su mayor descubrimiento, que sin importar donde huyas o viajes, los problemas, lo que está sin resolver, viaja en tus maletas dondequiera que vayas.

No es cierto que el tiempo o la distancia sanan las heridas. La realidad es que las hacen peores. Se infectan, echan raíces de amargura, culpa y fracaso, que comprometen seriamente tu eternidad. Usted sabe que la clave de una vida vibrante y completa no está en lo material. La satisfacción es efímera, si la basamos en nuestras posesiones. Enfrentar nuestro pasado, dar la cara por nuestros pecados y errores, pedir perdón sinceramente y cambiar de actitud y rumbo marca un destino diferente al del fugitivo de la historia.

Hay un Dios que nos ama y nos perdona, si tomamos la responsabilidad de vivir la vida con un sentido de eternidad, lo que siembras te lo tendrás que comer aquí y después de la muerte física. He sembrado mal y cosechado amargamente. Pero, también he experimentado un fruto diferente en mi alma cuando he decidido perdonar y pedir perdón.

No viviré con culpa, ni seré avergonzado, no me someteré mas a la humillación, pero si seré humilde delante de Dios y compasivo con todos. Quiero cosechar en ésta vida y después de ella el mejor fruto.

Hay una lección para este día que quiero compartir para cerrar este escrito.  Lo que usted aprende y reconoce como verdadero, solo tendrá un verdadero efecto en su vida si lo pone en práctica en los siguientes tres días, si no pasará al archivo de las buenas intenciones que nunca dieron cosecha buena y abundante.

Que hoy puedas enfrentar tu principal obstáculo para sanar y vivir libre, tu negación.

Juan Carlos Flores Zúñiga


No hay comentarios:

Publicar un comentario