Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

21 julio 2017

Te quiero porque no me necesitas para ser feliz

Te quiero porque me quieres bien. No te mides ni tengo que calibrar mis palabras ni mis actos porque cumplimos a rajatabla la presunción de inocencia. Tengo la certeza de que cuando me preguntas qué debes hacer es porque quieres mi consejo y no una excusa. Buscas mi opinión y no mi permiso.

Te quiero porque no me necesitas para volar. Eres, has sido y serás esa persona que se come el mundo a grandes dentelladas. De vez en cuando, nos miramos a los ojos con las manos llenas y la sonrisa amplia e intercambiamos los bocados. Me encanta el sabor de tu mundo. Me gusta que caces tus sueños y que me animes a perseguir los míos y, sobre todo, me gusta cuando los compartimos. De esta manera, vivir es un banquete que no acaba.

Tu forma de mirar es radicalmente distinta a la mía.Tenemos tantas semejanzas como diferencias y nos gusta celebrarlas todas. Los nexos de unión nos hacen fuertes y los de desacuerdo, imbatibles. Juntos, tenemos el doble de puntos fuertes.

Te quiero porque eres una naranja entera y, por eso, podemos combinarnos de mil formas para inventar nuevos sabores. Vivimos el doble porque no somos mitades. Tenemos vocación de infinitud. Y es que contigo adaptarse nunca ha significado restarse ni partirse, sino sumarse. Tienes tu mundo propio y yo tengo el mío y entre los dos hacemos explotar universos. Y aunque los dos miremos a la vez y al mismo punto, vemos cosas diferentes. Contigo aprendo otras formas de llenar mis ojos.

Te quiero porque eres tan grande que nada te gusta más que verme crecer. Porque te gusta mirar mi espalda cuando, en cualquier ámbito, avanzo más rápido que tú. Porque, si me esperas, es porque te apetece caminar conmigo y no porque sientas que te falto. Me demuestras a diario que no me escoges porque te completo sino porque a mi lado estás mejor. Abrimos la puerta cada día y, cada vez, decidimos quedarnos para compartir un rato más.

Todo tu afán es que mi vida conserve todos sus colores. Añades una paleta nueva, pero no manchas mi cuadro con ella. Los dos sabemos que no somos meta sino viaje. No somos el coche, sino el copiloto. Sabíamos que el amor era esto: compartir vida, experiencias, historia. Pero hasta ahora, al menos yo, no lo había entendido bien. Que el amor no es un lazo que ata sino una onda que tiende a la expansión centrífuga. Y, en su loca trayectoria, hace del mundo un lugar mucho más brillante.

Te quiero porque eres libre. Porque nunca me has dicho “te necesito”, “no podría vivir sin ti” ni me has vendido un “siempre” hipócrita que no sabes si cumpliremos. Porque no me idealizas. Sabes que puedo hacerte daño y te da miedo, pero no por ello dejas de estar así de cerca. Decides arriesgarte cada día. Conoces mis defectos tan bien como yo y, sin embargo, apuestas por mí. Yo conozco los tuyos y nunca había tenido tan claro que alguien merecía la pena.

Me gusta que, cuando discutimos, lo hagamos para llegar a conclusiones y nunca para atacarnos, jamás para controlar al otro. Que tu amor sea tan generoso y brillante que no necesites entenderme del todo para respetarme. Que nos reconstruyamos a diario para ser mejores.

Me has enseñado a querer bien y a dejarme querer como merezco. Me has demostrado que, para ser equipo, lo que tengo que hacer es ser yo. Ser yo del todo, completamente, con todos mis claroscuros. Me animas a equivocarme porque sabes que así aprenderé, y sé que me echarás una mano si la pido después del tropezón, pero que vas a dar por hecho que no te necesito para levantarme.

Te quiero porque el motivo por el que caminas junto a mí es que te gusta mi ritmo y no porque tengas miedo de la soledad. Porque contigo río y lloro y me enfado y me recuerdas que no siempre tengo que ser fuerte pero que, sin embargo, lo soy. No me das mi fuerza. Me señalas dónde está.

Te quiero porque no me necesitas para ser feliz. Simplemente, compartes tu felicidad conmigo. Porque somos amigos, amantes, colegas, familia y pareja de baile. Porque somos compañeros de manta, mochila y cerveza. Eres brazo, hombro, cerebro, pierna y sonrisa. Eres todas las cosas. Y ninguna es mía (ni quiero que lo sea nunca, no quiero quitarte absolutamente nada), pero todas están conmigo.


20 julio 2017

Amor después del amor

Llegará el tiempo en que, con alegría,
te saludarás a ti mismo al llegar
a tu propia puerta, y en tu propio espejo
cada cual sonreirá ante la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.

Amarás otra vez al extraño que fuiste.

Dale vino. 
Dale pan. 
Devuelve tu corazón a ti mismo, 
al extraño que te amó durante toda tu vida, 
a quién ignoraste por otro, a quien te conoce de corazón.

Quita las cartas de amor de los estantes,
las fotos, las notas desesperadas,

Arranca tu propia imagen del espejo.

Siéntate. 
Celebra tu vida.


Derek Walcott 
(poeta, escritor y artista visual británico nacido en la isla Santa Lucía.
Fue una de las voces fundamentales de la poesía caribeña y ganador de muchos premios, entre los que destaca el premio Nobel. Murió hace poco en el principio de 2017.)


19 julio 2017

El regocijo viene de ayudar a otros

Arthur Ashe, el legendario Jugador de Wimbledon, se estaba muriendo de SIDA
Se contagió por medio de sangre infectada administrada durante una cirugía del corazón en 1983.

Fue el primer jugador afroamericano en ser seleccionado para el equipo de la Copa Davis de los Estados Unidos, y el único afroamericano en haber ganado Wimbledon, el Abierto de Estados Unidos y el Abierto de Australia en singles.

Recibió cartas de sus fans, uno de los cuales preguntó: "¿Por qué Dios tuvo que elegirte para una enfermad tan horrible?” 

Arthur Ashe contestó: Hace muchos años unos 50 Millones de niños comenzaron a jugar al tenis, y uno de ellos era yo.
5 Millones aprendieron realmente a jugar al tenis,
500 000 Aprendieron Tenis Profesional,
50 Mil llegaron al circuito,
5 Mil alcanzaron Grandslam,
50 Llegaron a Wimbledon,
4 Llegaron a la semifinal,
2 Llegaron a la final y nuevamente uno de ellos fui yo.

Cuando estaba celebrando la victoria con la copa en la mano, nunca se me ocurrió preguntarle a Dios " ¿Por qué a mi? ". Así que ahora que estoy con dolor ¿Cómo puedo preguntarle a Dios: “Por qué a mi”?
¡La felicidad te mantiene Dulce!
¡Los juicios te mantienen fuerte!
¡Los dolores te mantienen Humano!
¡El fracaso te mantiene humilde!
¡El éxito te mantiene brillante!
Pero sólo, la fe te mantiene en marcha.

A veces no estas satisfecho con tu vida, mientras que muchas personas de este mundo sueñan con poder tener tu vida. Un niño en una granja ve un avión que le sobrevuela y sueña con volar. Pero, el piloto de ese avión, sobrevuela la granja y sueña con volver a casa.
¡Así es la vida! Disfruta la tuya.

Si la riqueza es el secreto de la felicidad, los ricos deberían estar bailando por las calles. Pero sólo los niños pobres hacen eso.
Si el poder garantiza la seguridad, los VIPs deberían caminar sin guardaespaldas. Pero sólo aquellos que viven humildemente, sueñan tranquilos.
Si la belleza y la fama atraen las relaciones ideales, las celebridades deberían tener los mejores matrimonios.
¡Ten fe en ti mismo! Vive humildemente. Camina humildemente y ama con el corazón!

Dos meses previos a su muerte creó el Arthur Ashe Institute for Urban Health, para ayudar en la prevención de tratamientos inadecuados de salud y fue nombrado "Deportista del año" por la revista Sports Illustrated. Menos de una semana previa a su muerte terminó sus memorias, que fueron publicadas bajo el título "Days of Grace" (Días de gracia).

Alguna vez dijo: "Sé que nunca me hubiera perdonado si hubiera elegido vivir sin un propósito humano, sin tratar de ayudar a los pobres y desafortunados, sin reconocer que quizás, el regocijo puro de la vida viene al tratar de ayudar a otros".



18 julio 2017

¿Cuántos trenes más?

Hace más de un mes que he traído unas ganas incontenibles de salirme de un chat al que pertenezco. Supongo, porque no quería parecer grosera y no encontraba las palabras para salirme sin raspones.

Todos lo días mandaban mensajes y memes y ya era parte de mi día borrarlos sin haberlos leído. Hoy fue otro día de esos, y mientras lo hacía vi que en la pantalla decía "has salido del grupo", ¿cómo?? ¿En qué momento?. El paso a seguir era "eliminar grupo" y mi pulgar se aventó presuroso sobre la indicación, como cuando uno corre sin freno hacia un elevador que está cerrando sus puertas.

Y me salí.

Qué fácil fue!!! Así nada más. En dos segundos, y qué liberador. A veces a uno se le va la vida esperando el momento indicado y nunca llega, o llega tarde.

O a veces, lo que parece un accidente es lo mejor que te pudo haber sucedido, lo inesperado! Y hay que subirse al tren porque puede tardar mucho en pasar otro, vacío. Con un asiento disponible. Y con ventana.

¿¿¿cuantos trenes más??? ¿¿¿Cuantos trenes más????

¡¡¡Que no se nos vaya el tren!!!


17 julio 2017

Diga algo hermoso

El poder generador de hacer buenas preguntas
Una vez me senté frente a un hombre discreto al que no conocía bien, pero habíamos planeado pasar una tarde juntos. Pronto descubrí que él no era alguien inclinado a la conversación superficial. Habíamos estado sentados por apenas unos minutos cuando, sin prisa y sin tratar de crear una conversación, me preguntó qué sentía en mi corazón. Esta sencilla invitación abrió en mí un reservorio inexplorado, y las horas de conversación que fluyeron de allí fueron enriquecedoras y significativas.

Me escuchó con cuidado y atención. Su calidez y su naturalidad me hicieron saber que me recibiría tal y como yo estaba, sin expectativas. Recuerdo la manera en que seguía sonriéndome con placer genuino, como si él hubiera estado varado en una isla desierta, y yo hubiera llegado con noticias de casa. No se esforzó por sonar sabio o perspicaz. No trató de echar mano de una pregunta genial preempacada. Simplemente se dedicó a escucharme, y dejó que la curiosidad abriera el camino.

Mientras estábamos juntos, yo también sentía curiosidad por saber de él. Cuando llegó el momento de separarnos, estaba consciente de que algo vibrante había despertado en mí. Más tarde, él me dijo que lo mismo había sucedido con él. Solamente horas antes, habíamos sido simples conocidos, pero ahora éramos amigos. Bastaron unas pocas preguntas hermosas para que eso sucediera.

El poeta inglés David Whyte habla de la necesidad que tenemos de alimentar esta disciplina de “hacer preguntas hermosas”. Las preguntas hermosas son las que se hunden en los lugares profundos del alma y que acogen con satisfacción a otras personas, mientras buscamos conexión y amistad, y que abren un nuevo territorio que dos personas pueden compartir. Las preguntas hermosas dan por sentado que la persona que está frente a nosotros tiene muchos regalos únicos en su ser y mucha bondad que está esperando ser descubierta.

Al estudiar la vida del Señor Jesús, descubrimos cómo modeló Él este arte de hacer preguntas. Al examinar los numerosos encuentros que tuvo el Señor con las personas, vemos cuántas preguntas profundas y fascinantes hizo. Cristo era alguien inmensamente curioso. A los aterrorizados discípulos en una barca azotada por una tormenta, les preguntó: “¿Por qué teméis?”. Después de ver la breve caminata de Pedro sobre el agua, y tras sacar al discípulo del mar frío, le preguntó: “¿Por qué dudaste?”. A Marta: “¿Crees esto?”, y a unos seguidores perplejos: “¿Esto les causa tropiezo?”.

Jesucristo, el Dios-hombre perfecto, nos revela cómo vivir en forma auténtica, cómo ser más plenamente nosotros mismos y cómo amar y acoger con satisfacción a los demás. Además, las Sagradas Escrituras desvelan una parte rara vez explorada de la humanidad del Señor: su método inquisitivo y de interés por las personas. Él buscaba relacionarse de manera significativa con hombres y mujeres, jóvenes y viejos, ricos e indigentes, expertos en religión y quienes estaban en la periferia de ella. Con tantas de estas amistades, Jesús hacía preguntas que atravesaban el corazón y daban lugar a una conversación genuina. Él parecía el tipo de persona deseosa por aprender nombres e historias, sueños y temores, curioso por descubrir la belleza y la tragedia que había en cada historia.

Para que una pregunta sea significativa, tiene que ser genuina. A veces hacemos preguntas, no porque queramos conocer a una persona, sino porque tratamos de extraer información, hacer crecer nuestra reserva de conocimientos, manipular para obtener ventajas, o reforzar la imagen que queremos proyectar. Pero las preguntas del Señor fueron siempre genuinas, siempre en busca de una amistad sincera.

Muchos de nosotros no somos capaces de involucrarnos con otros por medio de preguntas hermosas, debido a que estamos abstraídos en nosotros mismos. Si estamos llenos con nuestra propia situación o con nuestros propios planes, entonces es casi imposible demostrar interés en cuanto al amigo o al cónyuge que está a nuestro lado. Si usted pasa mucho tiempo con los miembros de la familia o con colegas que nunca demuestran ningún interés acerca de usted o de su vida, es probable que se aleje sintiéndose solo y agotado. Las personas egoístas se consumen dentro de sus propios pequeños mundos, y consumen la vida de todos los que están a su alrededor. Las personas egocéntricas no son curiosas. En cambio, toda la vida del Señor fue una expresión de amor. No es de extrañar que Él estuviera colmado de tantas buenas y penetrantes preguntas.

Algunas preguntas inician una conversación, pero otras la cierran. Quienes están sinceramente interesados en los demás llegan con manos y mentes abiertas, preguntándose qué pudiera ser descubierto o qué belleza especial pudiera ser desenterrada. Las buenas preguntas dan por sentado un vínculo; dan por sentado que, porque todos somos portadores de la imagen de Dios, estamos seguros de encontrar algún punto de encuentro entre nosotros, no importa cuán diferentes podamos ser.

Si queremos cultivar la curiosidad generadora, debemos aprender a estar sin prisa, a encontrarnos con personas en la vida. Las preguntas hermosas son una forma de hospitalidad, de creación de espacio en el que alguien más puede vivir, donde esa persona puede ser escuchada y conocida. El Señor nos invita a adoptar su visión para la humanidad redimida, y las preguntas hermosas son una manera segura de hacerlo.

Winn Collier


14 julio 2017

Mi misión en la vida

Así de cliché como suena, mi misión en la vida. Yo, la neta sí creo que todos estamos aquí por algo. Descubrir qué, es lo divertido.

Cuando comencé con Alan x el mundo sentí que había algo que le daba sentido a todo. No sabía exactamente qué era. Hoy estoy convencido que este proyecto llegó a mí como parte de mi misión en la vida. Me he dado cuenta de la enorme industria que es el turismo y cómo nuestros simples actos pueden cambiar o afectar nuestro planeta.

Alan x el mundo no solo es solo la historia de mis viajes, es la historia de cómo mi vida se ha ido transformando a través de los viajes. Creo, para bien; en todos los sentidos. He cometido muchos errores, pero estoy consciente de ellos y eso es lo importante para no volver a repetirlos. Que sean bienvenidos los errores nuevos, los mismos ya dan coraje.

He defendido este proyecto como pocas cosas en mi vida. Lo he protegido, lo he cuidado, regado, apapachado y presumido. Y todo eso porque creo que he descubierto mi misión en la vida.

El turismo puede cambiar el mundo o destrozarlo, la responsabilidad es nuestra.

La industria turística mueve muchísimo dinero. No importa como viajes. Aún si eres mochilero, viajas de aventón, o te quedas en hoteles de lujo, el turismo mueve la economía y genera empleos. Pero también puede llegar a afectar mucho los lugares que visitamos si no lo hacemos de forma responsable. Podemos tomar por ejemplo el reciente caso de la Islas Marietas.

El turismo es la industria de las emociones. La magia de estar en un lugar apartado, impresionante, maravilloso y espectacular, nos llena el corazón de dicha y queremos guardar ese momento para siempre. Y al igual que cuando nos emborrachamos, la emoción desbordada puede borrar un tanto la conciencia de nuestro entorno.

Turistas dejando basura en las playas, en los ríos, en los arroyos; turistas comprando productos piratas, comiendo en franquicias extranjeras; turistas tomándose fotos con animales exóticos, rayando paredes de lugares con miles de años para tomarse una selfie.

Todas nuestras acciones dejan una repercusión. Debemos esforzarnos en que ésta sea positiva.

¿Cómo?
En medida de lo posible, consume productos y en negocios locales.
Evita el turismo en masa, en grupo organizados y viaja más por tu cuenta, a tu ritmo y tomando tus propias decisiones.
No compres productos prohibidos ni artesanía fabricada en masa en países extranjeros.
No des limosnas.
No te tomes fotos con animales y pagues por ello.
Respeta la cultura.
Cuida el patrimonio.
Y siempre que te sea posible investiga sobre las empresas en las que gastarás tu dinero. Cada vez hay más empresas socialmente responsables y con proyectos de desarrollo sustentable.

Ya les he hablado en otras ocasiones del concurso #TheVenture, un evento en el que, en esta ocasión, participan 27 emprendedores de todo el mundo con proyectos que buscan beneficiar a la sociedad y el medio ambiente, y en el que entre los participantes se encuentra un mexicano.

El proyecto que representa a México se llama Optic Group ICH y se encarga de fabricar armazones de anteojos hechos de botellas recicladas de plástico, los cuales, además de ayudar a reducir la contaminación, este material permite que el costo de la producción de los armazones sea bajo y por lo tanto muy accesible, lo que lleva a que las personas de escasos recursos puedan pagarlos. Un ejemplo del ahorro en la fabricación de los armazones es el precio de la materia prima, con un kilo de PET se pueden fabricar 50 armazones y el gasto solo es de 80 centavos.

Este proyecto está participando para ganar un millón de dólares en #TheVenture y así poder continuar con la misión que tienen de ayudar a los necesitados y apoyar el cuidado del medio ambiente.

Optic Group ICH es un ejemplo de que todos tenemos una misión en la vida, busquen qué es lo que les apasiona y cómo a través de esto pueden ayudar a los demás y a lo que nos rodea; seamos honestos con nosotros mismos y apoyemos, porque podemos cambiar al mundo para bien, solo se necesita que cada uno de nosotros nos comprometamos y trabajamos por él, pues no hay que olvidar que es nuestro hogar.

Recuerden viajeros, hacer un mundo mejor es responsabilidad de todos, todos los días, ¡siempre!

¿Qué haz hecho hoy para ser un viajero responsable?

Alan Estrada


13 julio 2017

No perdí años, los viví demasiado intensos

"Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces, y el día en que descubres para qué." Mark Twain 

Hace poco más de tres semanas, recibí una llamada de un amigo, ahora de 31 años, 14 de los cuales vivió la experiencia del cáncer.  La llamada de algún modo era para despedirse y pedirme que lo fuera a visitar ya que los doctores le comentaron a su mamá que no había mucho por hacer...

Fui a verlo y con su voz muy cansada y consciente me explico la escena que vivió ese día.  Su madre no se dio cuenta que él estaba escuchando, le gritaba al médico cuestionandolo sobre lo que le decía, pero escuchó algo que a él le llamó mucho la atención, su mamá dijo "¿entonces perdió 14 años de su vida?"...

El me dijo lo siguiente:  Mi madre está equivocada, no perdí 14 años de mi vida, al contrario, viví 14 años demasiado intensos, me descubrí como persona, supe de mis capacidades y debilidades, me acerqué más que nunca a Dios, mi familia se unió, los amigos que se mantuvieron cerca aprendieron a valorar su vida...

Mucha gente aprendió conmigo, reí, lloré, oré, grité, amé, creí... pero sobre todo viví, porque no desaprovechaba mi tiempo, ya que no tenía nada seguro para el día después, así que cada día lo vivo intensamente... Hubo momentos de debilidad, pero muchos momentos donde tenía que poner toda mi fortaleza...  Muchas veces me tocó ser maestro con mi propia vida, ojalá haya aprendido mucha gente para que no tengan que vivir este cáncer para valorar todo lo bueno que tienen.

Me dice, sabes, estoy muy cansado y no tengo miedo, en eso me recordó algo que yo le había dicho un día entre bromas, como tú dices a mi el cáncer no me va a ganar, a mi Dios me va a llevar...

Y me dice:  sabes, lo que cala es ver a la gente quejándose de tonterías en lugar de aprovechar su tiempo... ver a la gente preocupada por el mañana cuando uno no sabe si va a vivir al siguiente día... ver a la gente enfrascada en sus problemas cuando a mi me costó mucho aprender a no hacerme la víctima, porque el problema se hace más grande, etc.

Más de una hora de plática, que parecieron una eternidad, porque tal vez la platica terminó, pero sus palabras siguen haciendo eco en mi mente.. Y hoy esa eternidad él ya la está disfrutando... Mi valiente Gustavo, mi héroe sin capa, descansa en Dios y con Dios... Hasta pronto amigo... ¡¡¡Valió la pena tu vida!!!

¡¡Dios nos bendice, más sonrisas y menos quejas!!
Cuando el momento sea tan difícil que está fuera de tu alcance o de tus fuerzas, es el momento de dejar a Dios que actúe... FE!

Héctor Molina