Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

11 enero 2018

Ni con las tripas en las manos

Los hombres han sido siempre programados para ser soldados y trabajadores resistentes a varios tipos de explotaciones… en otros términos: elementos valiosos y apreciados en el mercado de los esclavos.

Los que tienen el poder han siempre necesitado gente fuerte, dura, insensible… es por esto que se ha desarrollado un modelo masculino que parece mas una caricatura que un ser humano. 

La idea de que “un verdadero hombre no llora ni con las tripas en las manos”, no solo ha sido un tormento para todos los que hubieran querido vivir como simples seres humanos, sino también para todas las mujeres que se han encontrado lidiando con caricaturas de machos completamente castrados a nivel emocional y en la expresión de los sentimientos. 

Para educar a un varón de una forma tal que se convierta en este tipo de hombre, se necesita someterlo a una educación ruda y sin piedad hacia las debilidades humanas. 

No son los místicos y los poetas los que inspiran el modelo masculino, sino criminales o gente de poder que tuvo las agallas de ignorar los sufrimientos ajenos para lograr su meta. 

Cultivar este modelo de hombre que “…ni con las tripas en las manos” determina un mundo dominado por la ley del mas fuerte, o del mas cabrón, que va bien en el mundo animal, que pero se vuelve absurda y primitiva en el mundo de los humanos. 

Sometidos a esta ley, hay solo dos posibilidades: o te agachas renunciando a tu dignidad, o te vuelves violento. Violento como la gente protagonista de nuestras crónicas negras. 

Llorar es humano. Un hombre que no sepa llorar es simplemente un animal. 
El llanto es la expresión de tu compasión, de tu sensibilidad, de tu capacidad de amar y percibir el dolor y el éxtasis de la vida. 

Los hombres son tan sensibles como las mujeres, y su belleza y encanto reside justo en su ser fuerte como una roca y frágil como una rosa. 

Un hombre que se rehuse a llorar de dolor o a verter lágrimas de conmoción, a parte de ser un pobre diablo, no es un verdadero Hombre

Prem Dayal


10 enero 2018

La importancia de lo que digo, y cómo lo digo

"No te van a querer ni los perros", era la frase que ella siempre usaba para retar a sus hijos cuando se portaban mal.  Primero, venía el pellizcón, y después, como de remate, esta frase punzante, aguda. Seguramente, si le preguntan, ella los educó con amor. Y en nombre del amor, dijo frases como estas...

"¿Quién quiere otra torta de jamón?", preguntó Carlos en el cumple de su hija. Ella estaba festejando sus 19 y él se había ofrecido de asador. "¿Quién quiere otra torta de jamón?", insistió. "Vos no, mi amor, que estás muy gorda", fue la frase que disparó delante de todos sus amigos. Ella se puso roja de vergüenza, un nudo enorme le cerró la garganta y no comió más. Se levantó despacio y la soledad de su cuarto adolescente fue el mejor refugio hasta la madrugada del día siguiente. El padre murió preguntándose qué hizo mal esa noche.

"Vamos, no seas mariquita", le dijo su profesor de natación cuando él –que en ese momento tenía 6 años– pidió una toalla al salir de la pileta porque tenía frío. Y todos sus amigos empezaron a reírse. "Mariquita, mariquita", le gritaron. Y el profesor, lejos de hacerlos callar, los alentó. Nunca más volvió a nadar. (Y nunca, en 34 años de vida, apoyó sus labios en los labios de una mujer.)

"Eres un elefante dentro de la clase", le dijo su profesora de Dibujo el primer día del primer año del secundario. Ella venía de un primario impecable, donde Dibujo era su materia preferida. Y era, para hacer honor a la verdad, una joven promesa. Ese año, se llevó Dibujo a diciembre. Volvió a dibujar 28 años después, cuando –terapia mediante– descubrió cuánto la había inmovilizado esa frase.

El Perito Moreno fue el lugar elegido para festejar sus 10 años de casados. Caminata por el glaciar, todos los turistas en hilera para no resbalarse. Ella iba delante; él, detrás. "Tu culo me tapa todo el sol", fue la frase que eligió él para hacer un chiste. Y no entendió por qué esa noche ella se encerró en el baño a llorar.

Son frases que no te matan, pero te marcan para toda la vida. Frases de mierda. No importa cuántas horas de terapia le dediques a deshacerlas, ellas están ahí... rondando, para reaparecer sin previo aviso. Son frases que, cuando las contás, te parece que estás exagerando, que no pudieron ser así, que quizá las recordás mal... Entonces descubrís la crudeza de esas palabras.

Lo bueno es que un día, porque ese día –créanme– finalmente llega, te sacas uno por uno todos los puñales que te clavaron en el cuerpo y en el alma, te haces un sana, sana, colita de rana y descubrís que no fueron dichas con odio, que los responsables de escupirnos tamañas frases son seres que cargan, a su vez, con otras frases. Y entonces llega el perdón. Y perdonamos. Más adelante –bastante más adelante– viene la compasión.  Es ahí cuando volvemos a sentirnos felices, con ganas de caminar sobre el Perito Moreno más allá del tamaño de nuestro culo, de nadar y gritar: "Tengo frío, tráeme una toalla", de hacer una lista con toda la gente que te quiere. Porque no solamente te quieren los perros...

Tratemos de pensar antes de hablar... ya que las PALABRAS QUE DUELEN tardan muchos años en salir del corazón del otro, y hasta a veces no salen... No perdamos tiempo con los que queremos, porque perdonar lleva mucho tiempo... PENSEMOS ANTES DE HABLAR... TRATEMOS DE NO HERIR EL CORAZÓN DE LOS QUE MAS AMAMOS...
"PALABRAS DE AMOR, ALEGRAN EL CORAZÓN"...

(Desconozco autor…)


09 enero 2018

Los verdaderos super héroes

Los verdaderos súper héroes,
se enamoran, se aman y se cuidan.

Los verdaderos súper héroes,
tienen ojos en la espalda,
super percepción del peligro
lectura de rayos emocionales,
imaginación de escritor,
paciencia de tortuga
y dan abrazos de oso.

Los verdaderos súper héroes
también cometen errores
pero tiene la virtud de asumirlos
reparar y aprender de la experiencia.

Los verdaderos súper héroes
se levantan varias veces en la noche
cuentan historias infinitas
y duermen con un ojo.

Los verdaderos súper héroes
creen en el valor de la palabra
y a pesar de tener súper fuerza
jamás la usarían para "educar".

Los verdaderos súper héroes
todo los días luchan,
para criar más sana
a la siguiente generación.

Álvaro Pallamares


08 enero 2018

Música al caminar

Me gusta la música, toda, o casi toda, y me gusta sentirme acompañada de música, a veces cuando camino o conduzco mi auto, pero no soy realmente muy fan de los audífonos, me gusta el surround sound natural.

Sé que mucha gente al ejercitarse o caminar escucha su música, pero en mi caso, cuando salgo a caminar a algún parque o a la montaña, me gusta escuchar el sonido creado por la maravillosa creación de Dios, así que nunca me pongo audífonos.

Entonces cuando veo películas o programas en los que la gente camina, se ejercita, reflexiona, etc... siempre hay música de fondo, lo cual me encanta, pero también eso creó una expectativa de que al viajar a ciertas ciudades del mundo habría musica al caminar.  

Mi primer gran decepción fue París, un lugar tan bonito, tan romántico... pero me faltó la musicalización, fue algo gracioso, pero en el fondo de mi lo esperaba, caminar por Champs-Élysées, navegar por el río Senna, el puente Alexander (Pont Alexandre III), con la música de fondo, pero eso no pasó, y también le pareció chistoso a mi compañera de viaje (mi amiga Ale) que yo esperaba la música. Bueno he de confesar que sí pasó algo, tomamos un tren hacia Versalles (le château de Versailles) y un señor se subió al vagón con un acordeón, y tocó algo... obviamente fue un momento muy gracioso porque Ale exclamó "ahí está tu música" y ambas terminamos riendo como loquitas.

Te ha pasado que a veces deseas algo, pero no eres consciente de eso hasta que te sorprendes viviéndolo, sonriendo, y que de pronto te da alegría disfrutar ese momento.  Bueno lo viví en Disney, supongo que en los parques de diversiones siempre hay música, de hecho creo que es algo que esperas en ese lugar, aunque muchos no somos tan conscientes de ello, porque tenemos nuestra mirada expectante ante tantas cosas divertidas, coloridas y bellas alrededor, que nos olvidamos del sonido.

Pero de pronto mi sueño hecho realidad sí sucedió y fue en Tokio, el primer día que pisé esa ciudad, salí de la estación del tren, y empecé a caminar buscando un lugar, y de pronto me vi sonriendo, alegre conociendo una ciudad que era la primera vez que veía, y con música de fondo, ¡¡sí!!  Al principio no fui muy consciente de ello, solo me daba alegría, me sentía como en una película, y era eso, la música del fondo al caminar.  Pero en el lugar que menos imaginaba, encontré la musicalización en las calles, y parques.  En Shibuya, el crucero peatonal más famoso del mundo, sí, también ahí, aunque me di cuenta después, cuando ví un video que yo grabé.

He de decir sinceramente que en mi ciudad, también hay música, en la Gran Plaza, Santa Lucía y Fundidora, así que aunque ya lo había vivido ahí, no fui consciente sino hasta hace poco.

El punto de todo esto es que, la música vibra en nuestras venas, la tierra tiene un ritmo y es armónica, al igual que toda la creación, por lo tanto creo que mi deseo de tener música al caminar no es tan descabellado, de hecho solo es cuestion de poner atención, pues hay música alrededor siempre.

Edith Reyna



31 diciembre 2017

Recuento

El cambio de año nos da la oportunidad de hacer una pequeña pausa para hacer un recuento.
No hay nada mágico ni particular pues es un cambio de día, son las mismas 24 horas, sin embargo nos sirve para tomar decisiones, hacer propósitos y tener un refrescante comienzo.

Se abre la posibilidad de cambio, o de tomar la decisión de seguir igual, pero la responsabilidad está en cada uno.  También se abre la ventana del agradecimiento, por tantas bendiciones, por todo lo que llegó y se fue, por tanto amor demostrado, por tanta gente nueva, por tantos momentos, por tanto aprendizaje.

En mi caso llevo un par de meses trabajando en cambios necesarios para que el inicio del nuevo año se den algunas cosas mejores, así cada uno tiene sus técnicas, pero esta es nueva para mi también.

La balanza siempre es positiva, la gratitud es siempre a nuestro Dios por sus bendiciones y por acompañarnos en cada momento y situación.

Para mi este fue un año especial, como cada año lo es, pero en éste hice el viaje que mucho tiempo soñé hacer, estar en Japón, caminar, vivir, conocer y conectar con tanta gente maravillosa.  Estar en familia y conocer nueva gente que se queda en el corazón. 

Así que mi deseo para ti es que en este 2018 dejes que el amor y compasión fluyan desde tu corazón para que puedas dejar salir a la mejor versión de ti mismo, y por ende puedas crear un mejor futuro para los que te rodean, y así como una pequeña onda que se expande puedas contribuir a tener un mejor planeta para todos.

Amor, compasión, pasión, paz, nuevas oportunidades, alegrías, salud y sobre todo entusiasmo

¡Los abrazo con el corazón!
¡Feliz Año!


Edith Reyna


30 diciembre 2017

La soledad contiene su propia cura

Mientras más profundamente te dejes caer en esta libertad existencial que es tu derecho de nacimiento y tu verdadero hogar, y mientras más te relajes fuera de la mente y su condicionamiento infinitamente complejo, sus ideales imposibles y esos roles habituales que habitas para escapar de ti mismo, más encontrarás los dolores y anhelos y ansiedades de los que siempre estuviste huyendo en tu impulso adictivo hacia algún tipo de 'seguridad' psicológica...en un cosmos inherentemente inseguro.

Mientras más libre eres, mientras menos identificado con la narrativa, caerás más en esta simplicidad divina, y te sentirás con menos base y con menos techo. Pero esto no es algo malo. No tener base es el camino, la verdad, la vida, como es conocida íntimamente la libertad pura. Como enseñó el Buda, no hay terreno en ninguna parte. Nada a que aferrarse. No hay hogar. No hay descanso. Excepto aquí en la presencia. Excepto en la respiración.

La mente no es base para ti. La mente no es lo que tú eres. AHORA es la única seguridad.

¿El precio de la libertad, entonces? Un compromiso incesante con la luz y la oscuridad de la experiencia. Con la alegría y la tristeza de la vida, el aburrimiento y la dicha y la inseguridad de todo. Una caída libre en ti mismo. Una inmersión profunda en aquello de lo que no se puede escapar. Hay una profunda soledad inherente en esto. Es la soledad de planetas distantes girando en infinito espacio. Es la soledad de estar en el punto de creación y creatividad puras, siempre. Es la soledad de dejar el mundo y confrontar a los preciosos momentos que pasan. Es la soledad que existe en el centro de cada ser. Es la soledad de la presencia pura. Es la soledad que es la comprensión, 'Estoy viviendo y estoy muriendo y no puedo resolver este Misterio, ni tampoco los demás, y nadie puede respirar por mí, morir por mí, amar por mí...'

Esta es una soledad sagrada que no es mala, o errónea, o pecaminosa o vergonzosa, o una señal de que estás roto o dañado o incompleto de alguna forma, sino que de hecho una soledad que nutre, conforta, da descanso y vida, una puerta muy mal entendida hacia la paz, el amor propio, el contento y la alegría. Es una soledad que jamás se va, que no está relacionada con cuánta gente te rodea o cuán 'popular' eres, que está construida sobre el Ser mismo, que te llama a casa y a ella momento a momento. De vuelta aquí. Al cuerpo. A la tierra. Al día a medida que se despliega.

Fuera de la mente y dentro de esta presencia. A esta intimidad con la vida. Es una soledad que no te separa o aísla, sino que te conecta profundamente con toda la humanidad. Es una soledad saludable, y quedarse requiere coraje.

Entonces cuando dejas de huir hacia tus adicciones designadas para ayudarte a 'escapar' de la soledad, y en cambio te vuelves íntimo con esta soledad, la nutres, la mantienes cerca, respiras amorosamente en ella, la comprendes, conversas con ella, la invitas a entrar, entonces entiendes la soledad en cada corazón humano, el anhelo irresoluble en el centro del vientre de todos, y tu corazón se abre de golpe con compasión, y ya no te sientes solo. Sales de la historia 'Estoy solo y he sido abandonado...' y te conectas profundamente con la exquisita y natural y buena y suave y amistosa soledad que es pura libertad, pura vastedad, puro Saber.

Y tocas la vida en el punto de creación.

La soledad contiene su propia cura.

Sumérgete.

Jeff Foster


29 diciembre 2017

El perdón no borra el pasado

El perdón no borra el pasado, revive el presente y reescribe el futuro

Perdonar es también quitarle el control de tus emociones a los demás, no es estar de acuerdo con lo que te hacen, es simplemente un acto de amor a ti mismo.

Perdonar es una de las herramientas que Dios nos regala para lograr descubrir el cielo en vida.

Perdonar es liberarte, es respetarte, es amarte.

Perdonarte a ti mismo es reencontrarte con tu propia vida, con tu cielo, con tu felicidad, con Dios.

Que tengan la mejor semana de su vida
Dios nos bendice, es una buena oportunidad de sonreír más y quejarnos menos

Héctor Molina